Seguidores

Contador de Visitas

AmazingCounters.com

Contador de Visitas

27 oct. 2016

Magia con castañas.



Se trata de un fruto seco tremendamente rico en nutrientes, aportando sobretodo hidratos de carbono y fibra. También son ricas en hierro, fósforo, magnesio y vitaminas del grupo B. Son muy buenas para estados de cansancio y fatiga.
Además se le atribuyen propiedades "mágicas". Os pongo distintos rituales sencillos para hacer con castañas:
  • Si te regalan una, puedes escribir tu nombre en ella y guardarla en el bolsillo, ya que son portadoras de buena suerte y neutalizadoras de las malas energías.
  • La leyenda dice que comer siete castañas pasadas por fuego en los últimos días de noviembre, atrae la energía de la tierra hacia el cuerpo y la fortaleza al alma siempre que sean en número impar.
  • Envolver un billete en una castaña, augura buenos negocios y decisiones correctas y oportunas.
  • La principal propiedad de las castañas es que absorben el dolor físico. Así que podemos elaborar un saquito con un trozo de tela en tonos otoñales como marrón, naranja o dorado. Recogemos las castañas del suelo, que hayan estado en contacto con la tierra, y metemos 1, 3, 5 o 7 castañas en el saquito. Siempre número impar. Las cargamos con nuestras manos y visualizamos que estamos libres de dolor. Mientras decimos las siguientes palabras. "En la enigmática estación otoñal, bajo el tenue sol de las mañanas, para preparar esta receta herbal sostengo en mis manos estas castañas. ¡Diosa de la tierra y de las hadas, haz que el dolor desaparezca!. (Se dice 3 veces). Así sea, así es, hecho está".Una vez hecho el saquito, llevarlo siempre encima en contacto con el cuerpo. Si a ratos cogemos el saquito y lo tocamos, luego nos lo podemos poner sobre la zona dolorida. Nos aliviará.
Normalmente, cuando se emplean castañas para este tipo de magia, suelen agrietarse. Si véis que se agrietan o se ponen feas, sustituidlas inmediatamente por otras nuevas. Si no se agrietan, las deberíamos cambiar a diario o podemos lavarlas con agua y volver a meterlas en el saquito.

© Morgana Barcelona.