Seguidores

Contador de Visitas

AmazingCounters.com

Contador de Visitas

13 dic. 2015

La Flor de la Vida








La Flor de la Vida es el nombre dado a una mística figura geométrica que se compone de varios círculos superpuestos uniformemente dispuestos. Cuenta con siete o más círculo del mismo diámetro intersecandose que se superponen de manera que el centro de cada círculo se encuentra en la circunferencia de 6 círculos proximos. Los círculos circundantes pueden que no esten completamente dibujados y por lo tanto, la Flor de la Vida está compuesta de círculos y arcos/lentes. Se supone que la figura es un símbolo de la geometría sagrada que es una representación sagrada de las formas fundamentales del tiempo y el espacio. Se cree que contienen los bloques de construcción de la vida en el universo y representa la fuente de toda vida, así como su interconectividad. Varias figuras y patrones como la Semilla de la Vida, el Huevo de la Vida, Árbol de la Vida, el Fruto de la Vida, los Sólidos Platónicos, el Cubo de Metatron, la Media Áurea, etc. se afirma que han sido derivadas de la Flor de la Vida y que todas estas figuras representan las específicas creencias espirituales.
La Flor de la Vida guarda un secreto mediante el cual uno puede descubrir el patrón más importante y sagrado en el universo. Esta es la fuente de todo lo que existe; Eso es llamado el Fruto de la Vida. Contiene 13 sistemas informativos. Cada uno explica otro aspecto de la realidad. Por lo tanto estos sistemas son capaces de darnos acceso a todo desde el cuerpo humano a las galaxias. En el primer sistema, por ejemplo, es posible crear cualquier estructura molecular y cualquier estructura celular viviente que existe en el universo. En resumen toda criatura viviente.
Si superpones un mapa (después de conseguir la escala correcta) con la Flor de la Vida, todos los sitios sagrados, monolitos, etc., se sentarán en el centro de las seis extremidades.
Es el nombre que se da a una figura geométrica compuesta de 13 círculos completos del mismo diámetro y 36 arcos circulares que forman un conjunto de forma hexagonal, el cual se incluye a su vez en un círculo mayor. Los 13 círculos completos pequeños de la figura se solapan creando patrones radiales simétricos similares a flores. Este motivo y muchos semejantes han sido empleados desde la antigüedad y en todo el mundo como patrón ornamental para decorar toda clase de superficies.
El símbolo de la Flor de la Vida, fue llamado así porque simboliza un árbol que contiene una flor la cual a su vez contiene una semilla, la cual a su vez contiene un árbol. así, la semilla tiene la imagen dentro de si del árbol.
La flor debe contener dentro de si la imagen de la semilla. La parte de la flor de la vida que es la semilla es el circulo central, como también los seis círculos alrededor de ella.
La figura de “La Semilla” es la misma figura encontrada en la pared en Abydios en Egipto. Referida como “La Semilla de la Vida”.
La mayoría de las personas esta familiarizada con el diagrama conocido como “árbol de la Vida”. Que a menudo se cree que su origen estuvo con la Cábala y la tradición Hebrea, pero en verdad es mucho mas antigua.
El “árbol de la Vida” en imagen ha sido encontrado por Donal Beaman en tres columnas tanto en Karnak y Luxor, Egipto, que tienen un mínimo de 4,000 anos atrás.
El árbol de la vida, tiene 12 puntos y no 10; hay dos puntos mas, uno arriba y otro abajo. Cuando usted superpone las imágenes, del “árbol de la Vida“, y la “Semilla de Vida” las encuentra contenidas; encajando como una llave. La semilla de vida es la imagen oculta detrás del árbol de la vida, pero la tradición cabalística no la discutió.
El Simbolismo de La Flor de la Vida
El patrón geométrico que forman diecinueve círculos entrelazados e insertados a su vez dentro de una esfera se llama La Flor de la Vida. Esta Flor de la Vida y otros patrones basados en ella y conocidos como El árbol de la Vida, la Fruta de la Vida y la Semilla de la Vida se han encontrado en todo el mundo.
Uno dc los patrones que "emergen" de la Flor de la Vida es el tetraedro en forma de estrella insertado en una esfera. Todas las formas de vida tienen campos de energía alrededor del cuerpo que se acoplan a esta geometría. Cuando activamos estos campos de energía de una forma concreta. Se crean campos de fuerza energética que podemos usar para viajar entre dimensiones y "ascender". La aparición de este patrón en las pirámides de Marte (según Richard Hoagland de la NASA) y en algunos de los círculos en los cultivos, indican que esta información esta en poder de formas más avanzadas de conciencia.
Es posible hallar la "Flor De la Vida” en casi todas las religiones importantes del mundo. En Egipto, fuente de todas las religiones monoteístas, la “Flor De la Vida” puede ser encontrada en el antiguo Templo de Abydos. En Israel, puede ser hallada en sinagogas antiguas en la Galilea y en Mesada. La “Flor De la Vida” contiene los patrones de la creación como eran al emerger del “Gran Vacío”. Todo está hecho del pensamiento del Creador.
La flor de la vida contiene un símbolo secreto creado al dibujar 13 círculos saliendo de la Flor De la Vida. Al hacer tal cosa, se puede descubrir el patrón más importante y sagrado en el universo. Esta es la fuente de todo lo que existe; se le denomina el Fruto de la Vida. Contiene 13 sistemas informativos. Cada uno explica otro aspecto de la realidad. Estos sistemas son capaces de darnos acceso a todo lo que va desde el cuerpo humano hasta las galaxias. En el primer sistema, por ejemplo, es posible crear cualquier estructura molecular y cualquier estructura celular viva que existe en el universo. En síntesis, toda criatura viva.
Sólidos Platónicos
Al conectar uno con el otro a todos los puntos medios de los 13 círculos, se obtiene el diseño conocido como el Cubo Metatrón. Dentro de éste hay cinco formas tridimensionales conocidas como los Sólidos Platónicos. Estas cinco formas y todas sus combinaciones crean todas las estructuras posibles en el universo, como la división de las células embrionarias existente en toda criatura viva.
Éste es solo el primer sistema de información del “Fruto de la Vida”, que deriva del Flor De la Vida. Los antiguos egipcios acostumbraban ocultar esta manera de producir el “Fruto de la Vida” de la “Flor De la Vida” al dibujar a la Flor De la Vida sin algunos de sus círculos exteriores y dibujando dos círculos alrededor de los círculos interiores. Lo cual es similar a las membranas internas y externas del óvulo alrededor de las células embrionarias.
Origen de la denominación «Flor de la Vida»
La denominación «Flor de la Vida» (del inglés Flower of Life) para designar a estos motivos es de data relativamente reciente y se encuentra extendida entre divulgadores de temáticas místicas y esotéricas en el contexto del movimiento Nueva Era.
En ese contexto, Drunvalo Melchizedek (seudónimo de Bernard Perona), creador y promotor de la técnica de meditación Mer–Ka–Ba, afirma en su libro The Ancient Secret of the Flower of Life (Tomo 1) que el motivo de la «Flor de la Vida» le fue revelado por el dios Tot a cambio de la técnica de meditación Mer–Ka–Ba; Tot también le habría predicho que encontraría esta imagen en Egipto. Melchizedek responsabiliza a su amiga Katrina Raphaell, autora de libros sobre cristaloterapia, por haber descubierto finalmente el motivo en el Osireion de Abidos, un antiguo monumento funerario egipcio.
En el Osireion, el motivo de la «Flor de la Vida» se encuentra dibujado varias veces con ocre rojo sobre unos muros de piedra; Melchizedek atribuye a estos dibujos una antigüedad de casi 6 000 años.
Se ha señalado, sin embargo, que los dibujos del Osireion están acompañados de letras griegas evidentemente contemporáneas a los mismos —hecho no mencionado por Melchizedek—, por lo cual su origen no sería egipcio, y su antigüedad, considerablemente menor.
El Osireion fue excavado por primera vez por los egiptólogos Flinders Petrie y Margaret Murray hacia 1903. En un informe publicado posteriormente, Murray dice haber encontrado graffitis de origen fenicio, griego y copto sobre las piedras del complejo egipcio, y que las inscripciones coptas estaban realizadas en ocre rojo y también con un pigmento negro, más desvaído.
En cuanto al descubrimiento de los dibujos en cuestión, antes de la publicación del libro de D. Melchizedek ya habían sido descritos y publicados.
Melchizedek y otros seguidores de la «Flor de la Vida» la consideran una plantilla de la que pueden extraerse o derivarse otros modelos geométricos, y ubican dentro de su diseño a figuras de variado origen, como la vesica piscis o mandorla, el Árbol de la Vida de la Cábala, los sólidos platónicos, etc., relacionándola con la geometría sagrada.
A pesar de estas afirmaciones, desde otras disciplinas se considera que tanto el nombre como las propiedades esotéricas de la «Flor de la Vida» no son más que atribuciones recientes.
Se encuentran motivos iguales o parecidos a la «Flor de la Vida» en diversos lugares del mundo, en contextos correspondientes a diferentes épocas y culturas, y realizados sobre diferentes materiales.
Los ejemplos más antiguos son escasos y se encuentran confinados a la antigüedad mediterránea y mesopotámica; presentan un diseño donde las «flores» aparecen conectadas unas con otras a modo de patrón continuo. Esto puede verse en algunas piezas de arte fenicio de los siglos IX a VII a. C. y en el pavimento de un umbral procedente del palacio de Asurbanipal en Nínive (Asiria), que data de alrededor del 645 a. C. Este último diseño está tallado en una losa de alabastro y se cree que imita el patrón decorativo de una alfombra; actualmente la losa se exhibe en el Museo del Louvre. Estos motivos no parecen estar ligados a ninguna función simbólica ni religiosa, sino que serían meramente ornamentales.
Para explicar la ubicuidad de estos diseños, se ha argumentado que los círculos entrelazados son un punto de partida razonable para lograr una variedad de motivos geométricos repetitivos que pueden convertirse fácilmente en flores o en hexágonos.
En Italia, un diseño similar a la «Flor de la Vida», pero mucho más simple, fue utilizado como motivo decorativo desde la antigüedad etrusca. Consta de una sola «flor» cuyos pétalos son seis mandorlas, inscritas en un círculo. Se le ha llamado sole delle Alpi, fiore a sei petali, rosa dei pastori y rosa carolingia, y se le considera un emblema tradicional de la región de Padania.
Muy semejante al sole delle Alpi es un antiguo símbolo eslavo que estuvo asociado al trueno. Suele llamársele simplemente «roseta».

Manel Guijarro Corbella. Licenciado en historia antigua.