Seguidores

Contador de Visitas

AmazingCounters.com

Contador de Visitas

8 oct. 2015

Las semillas de girasol.



Las semillas de girasol son consideradas desde la antigüedad como uno de los alimentos más completos y ricos por su valor nutricional.
Uno de sus atributos mejor considerados, son su alto contenido en ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales.
Debido a este gran valor nutricional, es que se les han dado diferentes usos, desde suplemento alimenticio hasta ingrediente de diferentes tratamientos de belleza.

Valor nutricional de las semillas de girasol
  • Gran aporte de vitamina E
  • Rica fuente de vitamina B1
  • Cobre
  • Betacaroteno
Estos componentes presentes en las semillas de girasol, son quienes ayudan a que estas aporten grandes beneficios para el cuidado de la piel. ¿Quieres saber de qué se trata?
Beneficios del aceite de girasol para la piel
Casi está demás decir que una dieta balanceada es uno de los puntos más importantes para tener una piel saludable. Pero también es cierto que, si a esto le sumas el uso de productos naturales nutritivos, el resultado que puedes obtener se va a ver potenciado.
Por esta razón, el uso del aceite obtenido de las semillas de girasol puede aportarte los siguientes beneficios.
  • Protege la piel. El aceite de girasol contiene cobre, que es vital para mantener la piel sana. El organismo necesita de este mineral para elaborar la melanina. Al parecer, las moléculas de melanina pueden absorber la radiación ultravioleta del sol y proteger de los tejidos de la piel de sus efectos negativos.
  • Previene el envejecimiento. El alto contenido de vitamina E del aceite de girasol cumple la función de proteger las células contra los efectos negativos de los radicales libres. Como ya debes de saber, estas sustancias son las responsables de oxidar y dañar las proteínas, membranas y el ADN celular, por eso previene las arrugas. Además, este aceite contiene beta-caroteno, que hace que tu piel sea menos sensible al sol.
  • Combate el acné y otras afecciones cutáneas. Es una buena fuente de ácidos grasos esenciales: linoleico, oleico, palmítico y steraric. Estos ácidos fomentan la formación de colágeno y elastina, esenciales para tener una piel suave y tersa. Por otro lado, los ácidos grasos tienen propiedades antibacterianas que protegen la piel de la aparición de bacterias, con lo cual se disminuye la aparición de acné. También el aceite de girasol tiene la capacidad de aliviar la dermatitis y el eccema.
  • Hidrata todas las capas de la piel. El aceite también actúa como un gran hidratante, ayudando a tu piel a retener la humedad necesaria. Sus cualidades hidratantes se pueden atribuir a su rico contenido en ácido linoleico.

Ahora os voy a poner tres recetas fáciles con aceite de girasol para mejorar nuestra piel, darle luz y salud.

1. Mascarilla de yogur, limón y aceite de girasol
Esta es una máscara que podrás utilizar tres veces a la semana y está indicada para todo tipo de piel.
Ingredientes
  • 1 taza de yogur natural
  • 3 tazas de aceite de girasol
  • 2 tazas de jugo de limón
Mezcla todos los ingredientes suavemente, hasta formar una pasta cremosa.
  • Aplica sobre la cara y deja que se seque entre 15 y 20 minutos.
  • Después enjuaga con agua tibia. Sentirás tu piel fresca y suave.
  • Esta mascarilla puedes guardarla en la nevera durante toda la semana.
2. Mascarilla de yogur, limón, fresas, miel y aceite de girasol
Con la máscara anterior como base, para preparar esta nueva mascarilla solo tienes que añadir 5 fresas y una cucharadita de miel.
Preparación
  • Coloca un poco de la máscara de yogur y girasol en un recipiente pequeño. Prepara un puré con las fresas.
  • Añádelas a la preparación junto con 1 cucharadita de miel.
  • Mezcla todos los ingredientes y forma un a pasta.
  • Aplícala sobre tu rostro y cuello y deja actuar durante 15 minutos. Enjuaga con abundante agua tibia.
3. Mascarilla exfoliante de azúcar morena y aceite de girasol
  • Toma 1 cucharada de azúcar morena y 1 cucharadita de aceite de girasol.
  • Coloca el azúcar moreno en un recipiente y añade el aceite de girasol.
  • Mezcla bien hasta formar una pasta uniforme.
  • Toma un poco de la mezcla y esparce sobre la piel de tu cara, con movimientos circulares.
  • Enjuaga con agua tibia y aplícate una crema hidratante.

Fuente: apuntes de Estética Natural.
© Morganna Barcelona.