Seguidores

Contador de Visitas

AmazingCounters.com

Contador de Visitas

16 feb. 2012

Morganita



Conocido también como Rubí de Transilvania y Cuarzo Rosado, debe su gama tonal desde rosa pálido hasta rojo fuerte, a la presencia de partículas de manganeso en sus espacios in-terreticulares. Al igual que todos los cuarzos, puede ser transparentes o traslúcidos, según el grado de impurezas o fracturas, y su alto grado de refringencia dicroica uniaxial lo convierte en un excelente canalizador de la energía.Considerada en el antiguo Egipto como la piedra del amor sagrado, la gemoterapia moderna la utiliza fundamentalmente para cerrar heridas sentimentales y mitigar el dolor por la pérdida o alejamiento de los seres amados. Como consecuencia colateral de esta propiedad, también estimula el amor incondicional por nuestros semejantes y la autoestima en sus facetas más positivas. Para ver accesorios hechos con esta piedra, todas las formas y tamaños en Cuarzo Rosa, y también más información sobre sus propiedades terapéuticas y energéticas.
“Morganita” es el término con el que se ha venido denominando a una de las variedades del Berilo, un mineral compuesto principalmente por silicatos de aluminio y de berilio. Cuando estos componentes incorporan en su composición al manganeso, y en el caso de la Morganita muy especialmente el de un componente raro en la naturaleza: el Cesio, el color del Berilo se torna del bello color rosáceo que caracteriza a esta tierna gema. Por pertenecer al igual que la Esmeralda a esta gran familia de Berilos, a la Morganita se la conoce también por el nombre de “Esmeralda Rosa”.
La Morganita es una de las tantas piedras a las que – aún a pesar de ser conocida y empleada desde antaño – se las inlcuye en el grupo de lo que se ha dado en llamar “Piedras de la Nueva Era”. La clasificación dentro de este gran grupo naciente viene demarcada principalmente por la mayor o menor influencia que las cualidades de una gema pueda ejercer en el desarrollo de habilidades o atributos que la raza humana está llamada a desarrollar y desplegar en estos tiempos de cambio por los que transitamos. En el caso de la Morganita, la propiedad que la empuja a formar parte de esta gran familia espiritual de piedras nace en un pasado druídico remoto, pues se dice que las primeras Bolas de Cristal que se fabricaron fueron hechas de Berilo y que los Druidas conocían y empleaban ampliamente esta composición mineral en sus quehaceres. Del mismo modo pero en un sentido diferente, era también conocida por el pueblo Egipcio, donde la Morganita era conocida como ”la piedra del Amor Sagrado” siendo de estas dos líneas de acción de donde se deriva el estudio de sus principales cualidades o propiedades. De la primera se deduce su relación con lo invisible, pues la Morganita parece haber acompañado al hombre a lo largo de siglos y siglos a través de la línea de los “especularis” (los primeros videntes que empleaban Bolas de Cristal para desarrollar su videncia) y es todavía hoy día empleada para el fin de potenciar la videncia. Debido a ello nos ayuda a desarrollar nuestras facultades psíquicas o de la conciencia superior. Esta función la realiza principalmente a través de la activación de uno de los centros energéticos más importantes del cuerpo humano: el chakra del Corazón, relacionado con la segunda línea a la que hacíamos referencia. Una y otra no están no obstante relacionadas, pues la apertura de este centro es fundamental para que el Tercer Ojo pueda vibrar y girar a la velocidad necesaria para expandir los límites perceptuales del hombre a umbrales mágicos, misteriosos y desconocidos. Ya lo decía el Maestro Jesús cuando afirmaba “Los puros de corazón verán a Dios”, queriendo significar con esto que la purificación del centro energético que hace de puente entre la personalidad humana -conformada por los vehículos o cuerpos inferiores- y nuestra esencia divina ha de ser tratada de forma que no exista obstáculo entre uno y otro, para que así la divinidad que da aliento y orígen a nuestra existencia en los planos inferiores de la materia pueda expresarse libremente a través de ella.
Dejando atrás el ámbito espiritual de actuación de esta gema y descendiendo estratos, a nivel físico la Morganita se dice que actúa sobre el sistema nervioso apaciguándolo. Debido a ésto se encuentra indicado su uso en casos en los que exista una apariencia de: asma, tos nerviosa, bronquitis espasmódica, espasmos musculares, estrés, tics nerviosos, insomnio de orígen nervioso, etc. Junto con lo indicado, y al ejercer una influencia positiva sobre el Chakra del Corazón, la Morganita regula el ritmo respiratorio favoreciendo una mejor oxigenación de nuestras células. Además de lo anterior, esta piedra ha probado actuar eficientemente en casos de: tuberculosis, enfisema, vértigo, impotencia, presión arterial, trastornos sanguíneos y todo tipo de desarreglos generalizados de los órganos relacionados con el vórtice energético sobre el que actúa – sistemas pulmonar y coronario.
Pero, ¿se ha parado a pensar cómo produce esta inteligencia mineral estos mágicos efectos?
La amalgama de las cualidades del Berilo junto con las de la cromática rosa reunidas en esta gema le permiten ayudarnos a hacer balance de qué es necesario a nivel emocional y sentimental en nuestra vida y qué representa un lastre que ya no necesitamos llevar. Por ejemplo, nos lleva de la mano al oculto lugar donde en tiempos pasados o presentes ocultamos y maniatamos algunos de nuestros sentimientos y emociones más profundas ahogando su libre expresión para hacernos ver que el temor que nos obliga a mantenerlos recluídos tras una invencible armadura no es más que una ilusión. En otras ocasiones nos muestra de forma amorosa qué es lo que realmente necesita nuestra alma para encontrarse a gusto en el presente y nos imprime la fuerza, el coraje y la decisión necesarios para dar un paso adelante y decir sí a la vida, sí a una nueva experiencia que nos permita ser más nosotros mismos y expresarnos libremente desde el corazón, desde el núcleo y el centro de nuestro ser. Esta acción de reestructuración lleva aparejada una reducción de los índices de estrés y de ansiedad que caracterizan al hombre y a la mujer actuales anulando o minorizando los efectos secundarios que esta continuada tensión producen en nosotros.
Sintetizando y ampliando levemente lo anterior podríamos decir que la Morganita es una aliada excelente  para la:
CLARIVIDENCIA: potenciar los sueños proféticos o relevadores. Pide a tu Morganita por la noche al irte a dormir que te revele la respuesta a una pregunta para la que no tengas respuesta o un consejo relacionado con alguna situación particular y podrás comprobar por ti mismo la facilidad con la que esta piedra entra en contacto contigo a través del sueño. Si eres de los que aún no practican la ensoñación consciente no temas, la Morganita imprimirá en ti la sensación necesaria para que al despertar “sepas” de algún modo la respuesta, o te la hará llegar a lo largo del día a través de un medio externo que se preste a modo de conductor.
AMOR: en el amor actuará en primera instancia sobre nosotros mismos. Llevar tu Morganita cerca de ti o situarla en lugares donde pases mucho tiempo te enseñará a respetarte y a amarte más a ti mismo, a quererte más y mejor y a reforzar tu autoestima. En las relaciones con otras personas eliminará el termor y la inseguridad que pudiésemos mostrar a veces. Y en situaciones de conflicto o disensión abogará por la expresión y la exhaltación del amor, por lo que está recomendada en aquellos casos en los que una relación de pareja parece enfriarse o deteriorarse. Del mismo modo favorecerá el establecimiento de nuevas amistades o mejorará la relación entre los componenetes de una ya existente.
GEMOTERAPIA Y TERAPIAS NATURALES: en el campo de la aplicación práctica de las Artes Naturales tendentes a reestablecer el equilibrio perdido en un paciente, la Morganita es una de las gemas que se suelen emplear para romper o eliminar bloqueos impuestos de forma insconsciente por el paciente a la terapia, como por ejemplo un acusado patrón de victimismo o una negación a ver que quizás esté en nosotros la causa de nuestros males, y no en aquellos que nos rodean. Es por ello que la Morganita es usada también en casos en los que el egoísmo o la ceguera espiritual nos estén privando de la obtención de un estado basado en la salud y en la paz y el sosiego de la propia conciencia.
EL MUNDO MÁGICO: la Morganita es símbolicamente una expresión de algunos de los rasgos que caracterizan a las Hadas. Posee un espíritu ligero, liviano, jovial, inocente…El espíritu de la Morganita es curioso, amigable, siempre deseoso de ayudar y de relacionarse con otras formas y vidas de existencia. En algún sentido podría también afirmarse que existe un punto de conexión entre la conformación y expresión energética de la Morganita y la del Delfín.
En sentido más estricto, la ficha técnica de la Morganita es la que sigue:
Nomenclatura: toma su nombre de un banquero llamado John Pierpont Morgan, quien solía frecuentar la joyería Tiffany´s de New York. La atracción que profesaba este hombre a las Morganitas llevó al al minerólogo y regente de esta famosa joyería a referirse a ella a partir de 1911 bajo el apelativo por el que la conocemos hoy día.
Cromatismo:desde rosa suave a violeta, melocotón o salmón.
Composición química: Silicato de Aluminio y Berilo con Cesio y Manganeso.
Dureza: de 7,5 a 8
Sistema Cristalino: (hexagonal), prismas hexagonales.
Exfoliación: imperfecta.
Gravedad o Peso Específico: 2,66 a 2,83
Yacimientos: Madagascar, Mozambique, Afganistán, China, Noruega, Brasil, España, Estados Unidos, India, Pakistán, Colombia, Australia, República Checa, Rusia y Francia.